Publicado en de aly

…Y no morir en el intento


aly.jpg

La presente reflexión se generó a partir de lo que escribió, El Portero.
Portero es un pintor nos comenta acerca de la bienal de pintura arte joven y de su percepción acerca del clima que se nos presenta a los artista en este país.

Y como ha sido de esperarse, la lectura de este “post” me abrió viejas cicatrices mal curadas.

Siendo objetiva, se podría decir que esta pintora (la que suscribe) ha agonizado en el intento de vivir de su arte, también se podría decir que ha fracasado, si a esto se traduce en vender obra cada mes, ganar bienales o concursos.

Cuando “Tome la alternativa”, (tal como Felipe Ehrenberg lo define en su libro El arte de vivir del arte), me preparé para ello estudiando y experimentado en el área, en pocas palabras: he elaborado un inventario de mi obra, le he puesto precio, toda mi obra ha estado expuesta, he vendido esporádicamente, he mantenido mi taller, he estado en subastas, he visitado galerías y mandado mi currículo a tanto galero imagino le pueda interesar mi obra, también he investigado en el área y he propuesto de algún modo una estética particular, he mandado cuadros a bienales y he cargado con ellos por donde me han dicho, he propuesto proyectos bien estructurados para cuanta beca se presente…¿El resultado? La puerta se ha mantenido medio abierta, y de alguna manera siento como una especie de resistencia del medio ambiente, además he invertido dinero (que he ganado trabajando de otra cosa) para promocionar mi trabajo; todos las personas o medios que forman parte del proceso de venta dígase: galeros, revistas, impresores, marqueros, papelerías y casas de venta de material para artista, y demás, han ganado algo…

¿Qué me falta?, he sentido la necesidad de ponerme de nuevo frente al caballete, sin embargo la carga del “¿dónde poner esta pintura?” pesa tanto psicológicamente que he preferido involucrarme en obra de papel y no de tela.

“Los artistas que prosperan son los que tienen el corazón en el arte y los pies en la tierra” dice Felipe Ehrenberg, y creo que tiene razón…

Creo que me falta esa habilidad omnipresente…yo aun no he logrado ser auto administradora y al mismo tiempo creadora independiente, si este último concepto se le puede atribuir a un verdadero artista.

Anuncios