Publicado en pintura

Producción de cuadros


¿Sabías que el sur de la China es el mayor productor de obras de arte del
mundo? En Dafen, un pueblo de pintores en la provincia de Shenzhen a 30 quilometros de
Hong Kong, más de 8.000 artistas producen anualmente cinco millones de cuadros
para la exportación, copiando obras de maestros como Van Gogh, Leonardo Da Vinci,
Picasso y tantos otros. Los trabajadores más rápidos consiguen pintar hasta
30 cuadros al día.


El primer taller de pintura fue fundado por el propietario de una impresora en Hong Kong
en 1986. Ahora existen más de 400 talleres similares en esta localidad conocida
como Villa de Pintura al Óleo de Dafen. En todos ellos hay miles de hombres y
mujeres jóvenes del sur de China que producen anualmente grandes volúmenes
de cuadros. Son los llamados “pintores-trabajadores” que pueden llegar a
trabajar 10 horas por día los seis días de la semana.

Produciendo arte para las masas

Y es que China está aplicando al arte las mismas técnicas de manufactura
que la convirtieron en el proveedor líder de juguetes y electrodomésticos.
Se estima que en el sur de China hay 20 mil pintores-trabajadores, incluyendo más
de 3 mil en Shenzhen.

La mayoría de las pinturas producidas en el sur de China son copias, y son creadas
por grupos en los que cada pintor-trabajador se hace responsable de cierto conjunto de
colores o pinturas copiados de la fotografía de un trabajo ya existente. Muchos
son también producidos por una persona que pinta la misma obra una y otra vez.
Así hay especialistas en hacer Van Goghs, de hecho hay trabajadores que aseguran
haber pintado más Van Goghs que Van Gogh mismo. No obstante, otras son fabricadas
mediante la impronta de una impresión en un lienzo, en el que posteriormente los
trabajadores rellenan las líneas.

Unas copias bien vistas

A pesar de la potencial problemática de propiedad intelectual que se puede
originar por hacer copias de obras de arte, Ren Xiaofeng, subdirector de la oficina de
administración del distrito, cuenta que la aldea nunca ha sido demandada.

Las piezas que se copian en Dafen ya están en el dominio público y por lo
tanto no incluyen el derecho de autor, dijo. “La gente sabe que no son los
originales”. En parte es por eso que Dafen no es una comunidad de artistas
bohemios. No le avergüenza tener motivos comerciales. “Las personas de
aquí no tienen la intención de ser artistas”, dijo Ren

Nota tomada del grupo: Es importante el arte

Anuncios