Publicado en arte

Proceso Creativo


mandala piel
Del proceso creativo es muy normal que nos sucedan momentos de “represión”. Se me ocurre que el miedo al lienzo blanco es por que existe alguna dicotomía entre lo que se quiere expresar y como se quiere hacerlo. En realidad yo he desecho muchos cuadros porque a mi me preocupa mucho “el como” y por esa razón hago mis proyectos. Sin embargo también tengo algunas cosas que han salido de la pura emoción que me han gustado, para esos casos generalmente ocupo la acuarela pues la libertad del material me induce a la libertad de expresión.

En el proceso creativo se debe ser muy cuidadosa de no entrometer el momento de crítica sino hasta el final del trabajo, si la critica se “entromete” al principio o en medio del trabajo generalmente no concluimos nada. Al final y después de varios días criticar el trabajo es mejor que hacerlo en el momento. En la crítica, ojos sin prejuicios es la mejor medicina. Y por no prejuicios me refiero a dejar ver lo que realmente uno hace y no lo que uno no llegó a concluir.

Yo no evito que salga mis emociones, de hecho hasta cuando hago proyectos, las emociones se van puliendo y cuando termino un cuadro “salen cosas” no planeadas y eso me gusta mucho, lo dejo llevar. Si hago proyectos es por crear un buen comienzo…el final está en otras manos. A veces cuando termino los cuadros y los observo por días, me pregunto quien lo habrá hecho…jjajajaja de verdad. A veces las lágrimas me han salido también.

Creo que la autocrítica es necesaria sino no habría evolución, la autocrítica crea una “base de datos” en las experiencias. La autocrítica con autoestima es la mejor, sin ella es una bomba atómica para la creatividad.

Anuncios