Publicado en arte

Diferencias


La pregunta de siempre: ¿estudio o no estudio pintura en la academia?

Hay una diferencia entre un artista autodidacta y los que están estudiando en la academia, los que estudian en la academia no sólo aprenden manejo de materiales, composición, dibujo y pintura, sino también de la historia y teoría del arte, conocen las características de lo que es la estética y el fenómeno del arte.

Yo comencé siendo autodidacta tomando clases de diferentes temas y más tarde estudié la maestría en las artes visuales y entiendo las grandes diferencias; y llegué a la conclusión de que el estudio en la profesión de pintura en la academia no tiene mucha diferencia con la que se estudia para ser ginecologo … si uno es buena partera no la convierte a uno en una buena ginecologa …existen granden diferencias.

Y…estudiar pintura en la academia, ¿me hará un buen artista? y la respuesta es la misma…no todos los medicos que salen de la universidad se convierten en buenos médicos.

Esto es solo mi punto de vista.

Anuncios

Un comentario sobre “Diferencias

  1. La existencia de la academia se justifica cuando se trata de llevar a cabo un estudio formal y sistemático (desarrollo de la ciencia) de las distintas materias que integran la profesión. Gracias a la academia se pueden dar los avances firmes que hacen que cada profesión crezca y deje de ser tan solo un oficio.
    La capacidad autodidacta es indispensable para el desarrollo y aprendizaje del individuo, sin importar la materia de la que se trate. Es una herramienta mas que se requiere a nivel personal.
    Suele confundirse la solidez que brinda la academia y tacharse de ser rígida y monolítica sin tomar en cuenta que los simientos de cualquier cosa deben ser mas o menos así. Contanto con este basamento, entonces si se puede pensar en mandar su dogmatismo directo a la basura, romper y cambiar las reglas o maneras de hacer las cosas. Así justo es como avanza cualquier arte, como conjunto.
    En este sentido, el autodidacta puede avanzar muy bien como individuo y puede que como tal llegue a logros sorprendentes (para un individuo), sin embargo raras veces desarrollará aportaciones que hagan crecer la profesión como un todo.
    Ahí es donde entra la academpa a la que le toca ser abogado del diablo para evaluar y comprobar que de manera sistemática, dicha aportación resulta valiosa…jugando su papel de proteger la profesión en contra de casualidades, equivocaciones y charlatanadas.
    Sacarle una bella nota a una flauta por que se sopló en ella, no hace a alguien flautista. Apegarse a los parámetros de las distintas academias, ahorra de hecho años de experimentación o bien, guía dicha experimentación por senderos que permitan comprobarle, lo que permite a los individuos, explotando su capacidad autodidacta.
    Igualmente como mencionas, Aly, ni el estudio ni la inteligencia son garantía para el dominio o desarrollo adecuado de arte alguno. Académicos o autodidactas, hay buenos y malos.
    En general, las parteras pueden atender un parto con mas atención y sutileza que un ginecobstetra, siempre que todo vaya por los senderos “normales” por que se especializan en ello. Sin embargo, cuando se presentan complicaciones, entonces ya valieron madres por que su formación se limita al parto.
    Picaso mismo dijo algo asi como que tuvo que recorrer todo el camino de la profesión de pintor, crecer en ella, para volver a poder pintar como niño. En ese punto, logró ya entender lo que estaba haciendo y llevarlo a cabo de manera deliverada.
    Besos

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.