Publicado en arte

El consumo del Arte

¿Para qué carajo sirve consumir arte? (teatro, cine, pintura, danza, instalaciones, intervenciones, música, literatura, poesía, objetos de arte, video, televisión)

Para entender este gran dilema, esta pregunta sin sentido, este anuncio de imbecilidad, este grito desesperado. Daré paso a la siguiente pregunta en la que quiza por dilucidación personal podrías comprender la razon por la cual es bueno o es malo consumir arte:
Para qué carajo sirve guardar papeles, engraparlos, sacarles copias, ponerles firma, llevarlos y traerlos…papeles que nos avalan como personas, tales como pasaportes, actas de nacimiento, papel moneda, diplomas, contratos con bancos (con empresas, de empleo, etc) papeles que se cosen y pegan y se hacen llamar novelas, enciclopedias, libros de texto, manuales, etc; que guardan y distribuyen información. Dicho lo anterior podrías decir entonces que el papel ha jugado un “papel importante” en las sociedades humanas y que por eso es muy importante conseguir “ese” papel a como de lugar.

Tu has consumido arte y quiza ni cuenta te has dado, el consumo del arte incluye ver y asimilar el objeto artistico y para que éste sea arte y no solo vana diversión; el objeto en cuestión debe contener en su discurso algo de plástico que lleve al espectador a visiones mas amplias acerca del tema tratado; quiza procese una fuga, quizá procese un rechazo, quizá procese ignorarlo.
Y es plástico porque el objeto creado es capaz de ser modelado y modelar el medio ambiente. Una pintura que al verla me procese un sentido de elevación ha modelado mi ambiente de facto. Lo mismo podría decir del artefacto que me produce aversión.

Se dice que una imagen dice mas que mil palabras y es que a veces mil palabras también forman imagen, y eso es arte.

El arte trabaja de la mano de la estética en el sentido mas plano de esta palabra. El consumir arte nos hace sensibles y por cierto mas inteligentes. Aqui y ahora la estética ya no significa en el sentido de ver lo bello bajo el criterio de un Canon de belleza Griega , sino mas bien en el sentido de la belleza que se encuentra en la pieza que nos permite infundir a partir de ella un deleite espiritual.

En el arte como en las personas: las hay preciosas y vacias o feas y sustanciales (o viseversa).
No debemos juzgar a un libro por su portada, aunque muchos lo hagamos, sugiero hacer un ejercicio de plasticidad y que cuando nos dispongamos a consumir arte, nos dispongamos en totalidad.

A veces muchos posponen el consumo del arte argumentando pobreza económica y aqui les digo que no se necesita tener dinero para consumir arte; el dinero solo sirve para obtener la pieza de arte y a veces ni la obtención de la pieza hace que una persona consuma arte, pues se me ocurre que el millonario que compró un Matisse en millones de dolares quiza no tenga tiempo para consumir a Matisse.

Habría definirnos ricos en el sentido estrictamente amplio de la palabra; el dinero hace millonarias a personas, pero no todas las personas millonarias son ricas.

¿Porque a muchos gobiernos y estructuras educativas no les importa la educación del arte? Pues porque solo les interesa personas ejecutantes, facilmente manipulables, que les genere dinero y les otorgen poder; y no les interesan personas pensantes, que reflexionan no solo sobre su medio ambiente sino a sobre si mismos. Cada sistema genera lo necesario. Y cada uno de nosotros tiene la libertad de consumir arte tenga uno dinero o no lo tenga.

Y ahora podremos responder ¿para qué carajo sirve consumir arte?

Publicado en arte, de aly

Del mercado del arte al Arte de mercado y la Beneficencia

contemporary art Mira el proceso del dibujo aqui

Este jueves de la semana pasada fuimos a una exposición-subasta a beneficio de una asociación de la prevención del aterosclerosis múltiple. El evento se llevó a cabo en una concesionaria de autos, hubo vino y canapés, muchos.
Los cuadros los expusieron montados en mamparas entre los automóviles, para recorrer la muestra, había que caminar entre los autos.
Los artistas expusieron no solo las obras que habían donado a dicha asociación, sino también se les permitió exponer parte obra.

Así que como el momento de la pesca empezó…Se vendió obra (la que los artistas habían donado) los precios no importaban mucho, la idea era la recolección de dinero para beneficiar a la asociación. Aparte de la subasta de obra, también hubo una rifa en donde había que comprar un boleto de $150.00 pesos para participar; obvio dinero recolectado destinado para la asociación.

La puja de la obra empezaba desde 50.00 pesos, hubo personas que parecían “paleros” pues pujando subían los precios de los cuadros para que otros se motivaran a comprar; vi como esos mismos “paleros” compraron varias obras y también compraron muchos boletos para la rifa.
Me pareció que ellos (los paleros) que eran como 8 personas llevaban un dinero destinado para donarlo a la asociación; creo que se divirtieron mucho.
Así fue que la asociación recolectó dinero, imagino que no tanto como hubieran querido; pero se recolectó dinero.

Los artistas se veían contentos porque se vendió la obra que habían regalado a la asociación y la concesionaria contenta porque se llenó el establecimiento, enseñó sus autos y sus vendedores repartieron sus tarjetas de presentación a todos los ahí presentes.

Desde mi interior, algo que viví en esa “noche de arte” no me llegó a ser del todo coherente…ni justo (si he de hablar de justicia). El evento fue un éxito para la asociación ya que recolectó fondos. Los que compraron obra casi ni vieron lo que adquirieron, solo se les veía contentos y divertidos con la subasta. Yo me pregunté si alguna vez colgarán esos cuadros en sus casas u oficinas…o si lo regalarán para la próxima boda que tendrán en su apretada agenda social.

Muchas asociaciones buscan a los artistas plásticos para que donen obra y así apoyar sus eventos de recolección de fondos. Los artistas sensibles y conscientes del medio que nos rodea, donamos obra. Pinturas que llevan muchas horas de trabajo, horas que si se multiplica por un salario mínimo se valúa en dinero constante y sonante. Lo que donamos, es mas que dinero; también es obra, es el objeto de producción.
En la “Noche de arte” los de la concesionaria no donaron un auto, eso hubiera sido equivalente a lo que los artista hicieron, ¿o no?.

Creo que algo debemos aprender del medio los artistas plásticos, para que lo que lo que producimos sea a nuestro beneficio.
No solo de óleo y telas vive el pintor.
También tenemos que pagar la renta, el teléfono, la luz, la comida y la luz en donde habitamos y trabajamos.
El medio que nos rodea a los artistas visuales y/o plásticos, no es consciente de nuestra participación social, no tiene conciencia de lo que significa para sus vidas el tener colgados en sus casas pinturas originales. No tiene conciencia del beneficio que obtiene consumiendo arte original.

Hemos estado cediendo espacios; siendo callados y trabajadores. Hemos cedido nuestros espacios de los hogares y oficinas a las litografías offset enmarcadas. Y creo que también hemos cedido nuestro espacio vital, haciendo réplicas de nosotros mismos pues la galería que nos representa ya encontró la fórmula para subsistir ella y nosotros.

Cediendo espacio al consumo masivo. Consu mismo arte. El Arte del mismo Consu.

¿Habrá manera de hacer negocio masivo de arte plástico al estilo Mac Donalds? Y aprender a preguntar al que compre nuestros cuadros, ¿por $ 500.00 mas te llevas uno mas de 1.00 x 80 cm?

….¡Diablos Mataron a Kenny! oigo decir minuto a minuto de la existencia…Respuesta automática ¡Hijos de Puta!. Acto seguido: todo sigue el ritmo habitual, a nadie pareció afectarle la muerte de Kenny.