Publicado en técnicas

Pintar un paisaje

En imágenes, los pasos a seguir para pintar un paisaje
294611719_ad445a0be1_o

294611337_9e23b851d5_o
Alloza paisaje
Acrilico sobre papel
2006 © adevillers (todos los derechos reservados)


Aly De Villers (autora de esta publicación original) ni Conejo Áureo, se hacen responsables y tampoco respaldan las copias o modificaciones que hagan a de esta fórmula, artículo o publicación que se encuentren fuera de este espacio web http://www.conejoaureo.com y en http://www.flickr.com/photos/conejoaureo/


Consideraciones al pintar un paisaje:

  • Los colores saturados, luminosos y cálidos se verán en primer término.
  • Los colores insaturados, grisaseos y fríos se verán en planos posteriores.
  • Los elementos o dibujos definidos y grandes se observarán en primer plano, en contrario de los elementos o dibujo indefinido (abocetados) o pequeños.
  • Estudiar en dibujo todo el paisaje antes de empezar a pintar, todos los elementos del paisaje deben concordar como un rompecabezas.
  • Al empezar a pintar definir las zonas del primer plano (elementos cercanos), las del plano medio y las del ultimo plano (elementos lejanos). En un paisaje puede haber mas de tres planos en su observación.
  • No desesperes, un paisaje no se arma de una sentada, a menos que ya tengas conceptualizados todos los elementos del paisaje. Cada paisaje es un mundo que comprender
  • Date tiempo para ver y juzgar y date un tiempo DISTINTO para pintar. JUZGAR Y PINTAR al mismo tiempo son dos actividades que no se deben llevar a cabo al mismo tiempo. Si te cachas haciéndolo deja los pinceles. NUNCA pintes y juzgues.

Sitios Afines, sobre Técnica de los Materiales
* Códice Catingón

Gracias 🙂 btn_donate_sm

Publicado en pintura

de regreso

6696501_e5361f9122_m
“De Regreso” Oleo sobre madera entelada. 1996 © adevillers (Todos los derechos reservados)

Este cuadro lo hice a partir de una fotografía que me tomaron cuanto iba llegando a una de las cruces del Ajusco, mi idea fue representar el calor y la luminosidad de los colores de la montaña. Siempre me ha gustado subir a las montañas, no tengo una gran preparación, pero sé como caminar y respirar para llegar. Recuerdo que en esa ocasión la montaña me enseñó mucho, una de las cosas fue a vivir con paciencia; que las cosas no llegan hasta que llega el momento y que por mas que yo quiera, desee o patalee…”todo tiene y llega su tiempo”.

Subí con mucho ímpetu, a la mitad del camino yo veía que faltaba mucho mas que la mitad y veía hacia atrás y me daban ganas de regresar…pero y ¿mi meta?, por desesperada empecé a caerme y tropezar; me empecé a enojar por mi torpeza…y la montaña seria, escuchaba…como no obtuve repuesta…me tuve que calmar para poder seguir…paso a paso, respiración, paso, respiración y cuando menos lo pensé ya estaba arriba. Gracias Le dije a la montaña.