Publicado en de naunet

Pedazo de sandia

7489922_498de8dfa7_m

“Pedazo de sandia” Acrilico sobre tela 1994© adevillers (Todos los derechos reservados)

Cuando uno se compromete, también se entromete…eso es inevitable. Las cosas se perciben tan de cerca que se pierde la dimensión de la totalidad y de los límites. Vivir involucrada es revolucionario; se corre el riesgo de ser tomada por sorpresa, así como la hormiga mientras trabaja y no se da cuenta del dedo que viene de arriba a aplastarla…
Cuando veo este cuadro me recuerda cuan involucrado con la vida puede uno estar.

Anuncios
Publicado en pintura

de regreso

6696501_e5361f9122_m
“De Regreso” Oleo sobre madera entelada. 1996 © adevillers (Todos los derechos reservados)

Este cuadro lo hice a partir de una fotografía que me tomaron cuanto iba llegando a una de las cruces del Ajusco, mi idea fue representar el calor y la luminosidad de los colores de la montaña. Siempre me ha gustado subir a las montañas, no tengo una gran preparación, pero sé como caminar y respirar para llegar. Recuerdo que en esa ocasión la montaña me enseñó mucho, una de las cosas fue a vivir con paciencia; que las cosas no llegan hasta que llega el momento y que por mas que yo quiera, desee o patalee…”todo tiene y llega su tiempo”.

Subí con mucho ímpetu, a la mitad del camino yo veía que faltaba mucho mas que la mitad y veía hacia atrás y me daban ganas de regresar…pero y ¿mi meta?, por desesperada empecé a caerme y tropezar; me empecé a enojar por mi torpeza…y la montaña seria, escuchaba…como no obtuve repuesta…me tuve que calmar para poder seguir…paso a paso, respiración, paso, respiración y cuando menos lo pensé ya estaba arriba. Gracias Le dije a la montaña.

Publicado en de naunet

A ti

5061009_f2d8dea8de_m

“Yin” oleo sobre tela. 1997©adevillers (Todos los derechos reservados)
Hoy pensé que nunca había escrito una carta para ti, fue muy fuerte y recurrente…ahora que me siento a hacerla, recordé que cuando pequeña lo hacía constantemente para decirte todo lo que sentía por ti, para pedirte perdón por algunas cosas que te molestaban de mi, y sobre todo para decirte que no estabas sola, que en el mundo tenías una hija entre dos, y esa era yo.
Me cansé de hacerlo o de hecho crecí y me dí cuenta que aún continuabas en el mismo sitio, que mis cartas no habían surtido el efecto que deseaba, que era ver que ahí estaba yo y te amaba y sobre todo que no estabas sola, que lo valoraras.
Hoy comprendo que esas cartas no debían haber sido escritas para hacer un efecto en ti, sino en mi; y ahora la escribo para comunicarme a ti de una manera distinta.
Mamá gracias por haber tenido la fortaleza decisiva de tener otro hijo, y de mantenerme viva día a día, alimentándome y educándome, hasta que pudiera hacerlo por mi misma.
Gracias por ser como eres, que aunque a veces me guste o no, me haz enseñado en la práctica. Me enseñas lo que se puede o no, tus limitaciones me enseñan a ver más allá y tus expansiones a ver que tengo acá.
Al observarte veo un modelo muy similar al mío, a veces siento aversión y muy pocas atracción y quiero cambiar esta manera de percibirte, quiero espulgarte y encontrarte, conocerte. Quiero hacerlo antes de que abandones el cuerpo que te contiene.
Quiero dejar de lado la maya que alimento día a día, para así compenetrarme, verte y sentirte realmente.
Quiero practicar el abandono para poderte encontrarte… y así cumplir con mi parte ecológica: mejorarme y evolucionar.

Publicado en pintura

Frutas

11198338_1ddcdeeddd_m

“Frutas” Acrilico sobre tela 1994© adevillers. (Todos los derechos reservados)

Mi mamá tenía la costumbre de poner en la mesa un plato con frutas como éste, no faltaban las grandes manzanas rojas y los plátanos; de hecho ese frutero fue inspiración de ese tiempo.

Recuerdo los días calurosos, los tiempos a destiempos y los momentos sin obligaciones llenos de sueño y letargo, de esos momentos que en las vacaciones, tomábamos a la fuerza. La sensación que recuerdo es la insoportable gravedad en que se sucedían los eventos.

Siempre anhelaba que las vacaciones terminaran para poder regresar a mi vida normal, a mi clima normal.

Sin embargo habí­a cosas que me gustaban del lugar; era que podí­a saborear, la horchata y paleta de coco mas rica que hay en el mundo, el maravilloso cóctel de camarones y en las tardes, cuando iba a la casa de la abuela, sentarme en el balcón de su recámara y sentir en mi rostro la fuerte brisa que por las seis de la tarde se sentía en ese lugar…¡ah! y como olvidar que a esa misma hora siempre escuchaba el parloteo que hací­an esos bellos pájaros negros.

Publicado en ideas poéticas

Rodeada por mar blanco

485165802_c583aa7383_m

“Rodeada por mar blanco” 1997 © adevillers

La mujer y el mar, se dice mucho, se parecen.

Sin embargo en algunas veces el hombre utiliza esos medios para acercase a ella;

quizá en esas ocasiones se conviertan en el único vínculo que los pueda unir;

que los pueda rodear;

que los pueda acoger y hacer olvidar.

© adevillers

Publicado en de naunet

Amor

5047228_23562215bb_m
© adevillers “conexion I”

Hace ya algunos días leyendo una publicación del señor cobayo acerca del amor en las parejas, me ha hecho reflexionar un poco al respecto.

Desde mi perspectiva, el amor es un algo que todas las personas entendemos de distinta manera y según se nos enseñó. El amor no se trae y no es parte de nuestro ser, el concepto del amor se aprende, no asi el sentimiento del amor.

Yo creía que el amor era algo que hacía que mi pareja estuviera conmigo, creía que el amor era intercambiable y para existir debía mantenerse en dos vías, me amas te amo, no me amas no te amo, no podía existir en el mundo alguna persona que por declararme su amor debía yo corresponder o al contrario.

En la práctica del amor y por el amor llegué a sufrir mucho pensando que lo que hacía lo hacía por amor…(muy lejos de eso). Tengo una buena experiencia en eso de mantener a una pareja por un tiempo razonable, la relación de pareja que menos hemos durado fue de dos años y la de ahora que ya van para mas de 12. Y debo decirte que mi manera de sentir el amor hacia mi pareja, ha cambiado mucho…uno de los grandes avances en el cambio de dirección es la aceptación de mi sentimiento de amor por él, pase lo que pase, haga lo que haga. Mi sentimiento no se intercambia, podré enojarme con él, sentir que mi relación con él terminaría, que me cae lo peor del mundo…Pero siempre he podido dentro de todo eso reconocer y aceptar el amor que siento por él. De ahi es que mi creencia acerca del amor se convierte en un acto desde mi y solo me pertenece a mi.

También he visto que las relaciones de pareja se han convertido en un asunto de consumo: me sirves/estoy, me amas/estoy, me entiendes/estoy, cambias/estoy; y también: no cambias/me voy, no me amas/me voy, no me entiendes/me voy, ya no eres el de antes/ me voy…

Esto es, se convierte en una relación intercambiable y que por nada del mundo uno se permite sentir el sentimiento del amor, porque de hacerlo nos convertiríamos en perdedores…como si el permitir sentir amor por el otro nos haría menos. Creo que esta forma de pensar es una manera chueca de vivir, y no es malo cuando se convierte en un acto por decisión, el problema está cuando en verdad creemos que no tenemos otra opción.